Páginas vistas en total

jueves, 24 de marzo de 2016



VASCOS EN LA RETAGUARDIA ALICANTINA [1937-1939]


00_Unión de Irún_ finales años 20Durante la guerra civil fue frecuente la presencia en Alicante de exiliados provenientes de diferentes puntos de la España antifascista, uno de cuyos casos menos conocidos fue el de algunos periodistas y deportistas vascos establecidos en un pequeño pueblo del interior de la provincia, Monòver.
El día 4 de abril de 1937 se organizó un partido de fútbol en Monòver, ciudad libre del interior de la provincia de Alicante, entre los equipos comarcales del Club Deportivo de Elda -¿Deportivo Eldense?- y el equipo local del Irún Fútbol Club, celebrado en favor del Socorro Rojo Internacional.
Este hecho nada extraño por entonces, la utilización del fútbol como arma de propaganda en los frentes y en la retaguardia, nos ha llevado a preguntarnos por las razones de la presencia de un grupo de irundarras en esta pequeña localidad alicantina y el posible asentamiento de otros combatientes vascos durante los meses finales de la guerra española1.
En principio, el sentido común apuntaría a la presencia de grupos familiares cercanos a los niños vascos acogidos en las colonias que se organizaron en toda la provincia a partir de la caída de Bilbao a comienzos del verano de 1937, por ejemplo las que se establecieron en Alcoy a cargo del Hospital sueco-noruego.
Sin embargo, por los datos que hemos recopilado alrededor de este curioso partido de fútbol en favor de la causa antifascista, se trataría más bien de un grupo de combatientes vascos residentes en la localidad que aprovecharon su tiempo de ocio para recaudar fondos para los milicianos heridos ingresados en el Hospital de Sangre de Monòver..
Pero,… ¿Qué hacía este grupo de irundarras en tierras alicantinas?. ¿Estaban de paso o se quedaron?
Para entender las razones de la presencia de este grupo de evacuados vascos formando un equipo de fútbol en la retaguardia republicana alicantina, resulta interesante resaltar que este club norteño, el Unión de Irún, tuvo influencia en el plano extra-deportivo, antes y después de iniciado el conflicto.
Ejemplo de ello es una noticia de principios de julio de 1936 que se anunciaba la dimisión del presidente de la Federación Guipuzcoana de fútbol, Bernardo Ardanaz, por cierta actitud manifestada por los dirigentes del Unión de Irún, pero sucede que a finales de ese mismo mes, Ardanaz, comandante de artillería destinado en Logroño, se incluye entre los sublevados amotinados en el cuartel de Loyola de San Sebastián.
..Los defensores de Irún sumaban escasamente mil quinientos, que hacían driblings a la metralla de los barcos piratas -el Cervera y el España-, y de los aviones..”2.
El caso es que este conflicto entre el Unión y la Federación Guipuzcoana, pudo deberse a la conocida resistencia de los futbolistas irundarras a la profesionalización, enarbolando el carácter amateur y el trabajo de la cantera; una actitud que encajarían a la perfección con los procesos de incautación y colectivización que se darían en los clubes durante el verano de 1936.
..En julio del 36 terminó el lenguaje de las primas por partido ganado y los traspasos—como si se tratara de animales que no les está permitido opinar— y las exclamaciones entusiastas o agresivas de los señoritos..”3,
Entre los que lucharon en la toma de Loyola en San Sebastián, y pasaron luego a la defensa de la ciudad fronteriza estaba, prácticamente al completo, el equipo y algunos dirigentes del Unión de Irún e incluso otros futbolistas irundarras que jugaban en diversos equipos de la liga regular, y allí permanecieron buena parte de ellos hasta que, acorralados, salieron vía Francia hacia tierras catalanas a finales de septiembre o principios de octubre, produciéndose en ese momento la desbandada general.
..Un italiano, que con un simple pantaloncito blanco, desnudo el cuerpo y las piernas, capitaneaba con una ametralladora al hombro una de nuestras guerrillas. Fue la nota destacada de la lucha en Irún. Barría, como un angelito con la ametralladora..”4.
Luis RegueiroDestaca en este sentido alguno de los integrantes de la futura selección vasca y a su vez antiguos jugadores del Unión de Irún como Luis Regueiro Pagolas, enrolados hasta la guerra en el Madrid FC, y quién se sumó a la defensa de su ciudad, luchó e hizo propaganda en el frente norte y participó luego como miliciano en diferentes frentes madrileños, donde varios rotativos llegan a darle por muerto.
..el jugador internacional, Luis Regueiro, andaba entre los rojos. En uno de los últimos combates, que tuvieron lugar en el Jarama, fue hallado su cadáver en el campo, cerca de una miliciana teniente..”5.
No ha sido posible confirmar si en aquel partido entre antifascistas de Elda e Irún celebrado en el campo de fútbol viejo de Monòver pudieron estar presentes los hermanos Regueiro, o algún otro integrante del Unión de Irún, pero no es descartable, como probable resulta que todos ellos se encontraran unos días en el interior de Alicante, en su camino a Francia para incorporarse a la selección de Euskadi, ya que los Regueiro no partieron desde Bilbao con el resto de la expedición el día 23 de abril6.
El seguimiento que les hizo la prensa, indicaba que los deportistas y en especial los futbolistas que tomaron parte por la revolución y la legalidad republicana, fueron con frecuencia ensalzados como héroes o villanos al servicio de la propaganda de guerra; y así, el partido celebrado en Monòver por irundarras evacuados tiene relación directa con otro equipo de Irún, el del bando fascista, que había celebrado su primer partido en aquella ciudad el 13 de marzo, enmarcado en una especie de competición militar-deportiva regional llamada Torneo Brigadas de Navarra7.
nuevo-2
Por lo que respecta a la presencia de antifascistas guipuzcoanos en la retaguardia alicantina, veremos en los párrafos siguientes como se apuntala a través del análisis de varias cabeceras antifascistas editadas primero en algún lugar del disputado frente norte, y aparecidas luego en la retaguardia alicantina.
Como posibles casos de periódicos norteños, a estudiar con más detalle, tenemos el de una publicación socialista, Avance de Gijón [octubre, 1936- octubre, 1937], que pudo tener alguna relación con otro homónimo, sostenido por los socialistas alicantinos en la capital a partir de noviembre de 1937; y en la misma linea, a las JSU de Bilbao que editaron desde la sede de su comité provincial el semanario Joven Guardia, publicado desde las primeras semanas de guerra hasta febrero de 1937, justo el momento en que aparecería su homónimo de Alcoy.
En este artículo trataremos de confirmar estos itinerarios geográfico-editoriales desde el frente norte a la retaguardia alicantina, confirmando la presencia de otros grupos vascos que hemos localizado en Monòver, en concreto en torno al periódico confederal local Crisol, editado entre abril de 1937 y septiembre de 19388.
00_cab_Crisol_SanSebastián-Monòver_1935-1938Lo primero que nos llamó la atención al analizar este rotativo anarcosindicalista fue el parecido tipográfico entre la cabecera de este periódico de retaguardia, con la de otro homónimo y afín, pero que había visto la luz en San Sebastián, en dos épocas entre 1935 y 1936; analogías editoriales que se prolongan incluso cuando deciden alterarla.
Se apunta que Crisol-San Sebastián fue la única publicación anarcosindicalista editada con continuidad en Euskadi antes y después del 18 de julio de 1936, etapa ésta poco conocida que dura sólo hasta primeros de septiembre y que ha sido recuperada en base a testimonios personales, pero que nos hablan de uno de los rotativos que, una vez sofocados los focos de sublevación militar en la ciudad, dieron voz a la Comuna de Donostia9.
Además de los paralelismos geo-gráficos, debidos seguramente a las carestías en el suministro de papel, o el hecho que ambos actuaron de vocero comarcal del Sindicato Único de Trabajadores, se puede deducir el traslado a través de uno de los redactores principales en Crisol-Monòver ya desde sus primeros números de febrero de 1937.
Se trata de Antonio Martínez Moya, joven impresor y militante confederal de corte anarco-pacifista que aparece, nombrado como el faista Antonio Martínez, replegado en Bilbao en enero de 1937, como tantos otros tras la caída de la ciudad.
Todo indica que pasó a ocupar la primera linea de la retaguardia al caer Donostia y machar sus hermanos mayores al frente, ya que con estos mismos apellidos, Martínez Moya, constan dos hermanos Prudencio y Miguel, uno vecino de San Sebastián y el otro de Rentería, enrolados en batallones confederales10.
Este traslado de circunstancias a Bilbao coincidiría además, con el de algunos de los responsables de Crisol-San Sebastián, en especial Francisco Frax Tejedor, redactor del periódico anarquista guipuzcoano desde sus inicios, y quién, evacuado en Bilbao, figura en la comisión de propaganda confederal de Vizcaya en enero 1937.
El caso es que Francisco estaba en Bilbao con su compañera María San Román (o Sanromá), también redactora del mismo periódico, militante anarquista y feminista, que ante la falta de representación orgánica de MMLL en la zona, aparece integrada como vocal faista en la AMA de Vizcaya, suponemos a principios de 193711.
Otro de los responsables de CRISOL-San Sebastián que nos hablan del paso a zona republicana levantina, fue Manuel Chiapuso Hualde, dirigente confederal de la Federación Local y miembro de las JJLL de San Sebastián, participante entre otras acciones bélicas en la defensa de Irún, y que una vez caída su ciudad aparece como secretario de prensa y propaganda del Comité Regional-Norte de la CNT en Bilbao, desde septiembre de 1936 hasta junio de 1937, fundando CNT-Norte y Horizontes.
00_cab CNT-Norte 1937Fue él, como responsable de prensa confederal, quién aparece relacionado con el conflicto surgido entre la CNT y el gobierno vasco a principios de 1937, cuando un decreto trató de redistribuir las imprentas disponibles entre los diferentes partidos del Frente Popular, encontrando la oposición cenetista, que consideraba que con ello se beneficiaba a los comunistas, por los que fueron detenidos algunos dirigentes confederales, entre ellos Chiapuso, que se instaló en Barcelona cuando se hunde el frente norte, como representante de la CNT del Norte en el Comité Nacional de la CNT, además de ser delegado confederal en el Ministerio de Trabajo republicano, realizando frecuentes viajes por levante.
Nuevamente y con despiadada saña fue mutilado nuestro editorial del pasado número; las huellas indelebles del fementido lápiz rojo quedaron grabadas en los surcos de nuestra prosa henchida de honradez y sinceridad”12
Para concluir diremos que situar en un pequeño pueblo de la retaguardia alicantina a varios exiliados vascos -periodistas como Antonio Martínez o incluso al equipo de fútbol de Irún- no resulta nada descabellado, máxime si atendemos a que Monòver, por su situación geopolítica, facilitaría el trasiego de información y personas entre los frentes, claro al menos en el caso de la Columna Maroto, con sede en Baza, así como con Madrid y el frente extremeño13.

———————————————————————————————————
NOTAS
  • 1No se facilita la lista de jugadores de aquel partido en Monòver pero, aun por datar, consta un Arenas firmando en el quincenal anarquista Nuevo Rumbo de Elda en 1937, es probable que en referencia al equipo del Arenas de Getxo de Bilbao; y en el mismo periódico aparece Marculeta, quizás en referencia a Martín Marculeta, veterano jugador internacional del Donostia. En la imagen, equipo titular del Unión de Irún a finales de los años 20. Ver, El Luchador 04, 05, 15-09-1936; Frente Popular 09-09-1936.
  • 2ESTAMPA 24-10-1936. Ardanaz sería encarcelado y juzgado en diciembre de ese año, pero el fiscal retiraría la acusación, y tras caer Bilbao llegaría a convertirse en influyente capitoste franquista. El párrafo corresponde a unas declaraciones de Antonio Ortega Gutiérrez, mando militar en Irún, luego gobernador de San Sebastián, y también presidente del Madrid durante la guerraLas circunstancias de la guerra hicieron de Irún, una de las primeras plazas en caer, y ya finales de agosto se anunciaba que el Unión de Irún estaba desmantelado.
  • 3ESTAMPA 07-08-1937. Uno de los clubes colectivizados fue el Madrid FC, que se ofreció para jugar un partido en Alicante, el cual se acuerda para finales de septiembre, pero del que no existe constancia que tuviera lugar dado el empeoramiento progresiovo de la situación en la capital desde finales del verano. Ver, GARCÍA: El deporte en la guerra civil. Espasa-Calpe, Madrid, 2007, pp. 79-87. Ver, La Prensa 24-07-1936; El Luchador 29-08-1936, 28-08-1937; El Sol 21-10, 02-11-1936; El Día-Alicante 17-08-1936; La Libertad 18-09-1936; La Voz 15-02, 09-07, 18-09, 06-12-1936, Hoja del Lunes 10-01-1944.
  • 4MUNDO DEPORTIVO 12-10-1936. Estas palabras son de Antonio Zulaica a su llegada a Barcelona, que se supone iba a fichar por el Badalona, pero cuyo nombre coincide con el del secretario general de Sanidad de Asturias-Leon,. Este caso se parece al de Altuna, que se suma en principio al Barcelona y permanece jugando partidos amistosos en la retaguardia catalana al menos hasta octubre; pero este apellido esta ligado al de un comandante del batallón Rusia en el frente de Asturias, integrado en la columna Meabe, y que murió en acto de guerra a principios de noviembre de 1936. A su entierro acudió una comisión de jóvenes socialistas vascos, entre ellos Etxevarria, mando miliciano del Amuátegui. La presencia de futbolistas irundarras en el frente asturiano fue el caso de Pedro Areso, jugador del Barça al que la guerra cogió de vacaciones en su tierra, y que tras tomar parte en la toma del cuartel de Loyola y la defensa Donostia, y quizás en Irún, aparece jugando un partido amistoso en Eibar a principios de septiembre y otro en Santander a finales de 1936. En Barcelona también se encontraban ex-dirigentes del Unión como Vicente Rubio o veteranos como Patxi Gamborena, que al parecer se dirigió a Port Bou, el mismo rumbo que siguieron Santiago Urtizberea y Jaime Mancisidor que optaron por exiliarse en Francia. La lista de irundarras de paso por Barcelona se extendía a Eguiazabal, Lecuona, Balta, Chacartegui, Gómez y Tell. Ver, Mundo Deportivo 17-10, 28-11, 13-12-1936; La Libertad 06-11-1936, 25-09-1937; Euzkadi Roja 10-10-1946.
  • 5La PRENSA 05-03-1937. La alineación de Luis Regueiro, había sido anunciada para el partido amistoso de Eibar que se celebró el 6 de septiembre de 1936, donde se gestó la idea de formar la selección de Euzkadi, y en la que intervinieron ya buena parte de los que luego integrarían la selección patrocinada por el gobierno vasco para la famosa gira europea y americana. Regueiro finalmente no jugó y parece que marchó hacia Madrid, coincidiendo en el tiempo con la formación en Bilbao del batallón Cultura y Deporte, ligado a las JSU, y mientras en Madrid se gestaba una unidad militar llamada Milicias Vascas Antifascistas. A su vez, coincide con el momento en que una parte de la columna Meabe marchó a Madrid (Cercedilla), donde aparece desde finales de septiembre como batallón Meabe.
  • 6Desmentida su muerte, Regueiro aparece de paso por Barcelona hacia Valencia a finales de febrero de 1937, anunciando que iba con la misión de completar la selección vasca, yendo acompañado de Simón Lecue, que enfermó y hubo de ser ingresado en un hospital valenciano, permaneciendo unas semanas reforzando la delantera del Valencia. La implicación de Regueiro con esta selección, donde estaban otros jugadores irundarras como su hermano Pedro o el citado Areso, les impidió regresar a todos ellos, y en su caso decidió asentarse en México, donde practicó su deporte, ejerció de vasco y aparece firmando un manifiesto antifranquista en 1946, junto a otros exiliados vascos. Ver, ABC 26-06-1937; Avance 24-02, 04-03-1937; España Popular 08-02-1946; Imperio 17-02-1937; Mundo Deportivo 28-02-1937; Pensamiento Alavés 17-11-1936.
  • 7En este partido solo estaba el portero Eguia del equipo original del Irún. El portero del Madrid FC antes de la guerra, Zamora, se declaró afín al bando franquista y fue detenido al principio de la guerra. Fue puesto en libertad en noviembre, y se exilió en Francia saliendo por Alicante.
  • 8Semanario de CNT-FAI-JJLL, aunque también daba cabida a MMLL, se subtitulaba defensor de la Federación de industrias, comercio y tierras socializadas, de la que aporta abundante información. Su responsable era José G. Llorente a mediados de 1938. Polemiza al principio con Acero, órgano local de difusión comunista, aunque también criticaban las condescendencias confederales con el gobierno republicano y defiende a la columna Maroto o a la columna de Hierro. Crisol sufrió una interrupción entre noviembre y febrero de 1938, al parecer por problemas con los suministros de papel, y aunque no existe confirmación al respecto parece que deja de editarse en septiembre de ese año. Ver, CRISOL-Monòver 26-06-1937, 25-06-1938.
  • 9Siempre fue portavoz de la Federación Comarcal de Sindicatos Únicos de Guipúzcoa, y al iniciarse en diciembre de 1935 a cargo de las Juventudes Libertarias [JJLL] contaban con un servicio de prensa en Bilbao, y en otros núcleos confederales en la región, o incluso nutridas colaboraciones; pero se interrumpe por problemas técnicos en febrero, relacionado con el montaje de la maquina de impresión. De su 2ª época, algunas fuentes citan que su último número publicado en San Sebastián fue el 13-09 editado desde la imprenta del tradicionalista La Constancia incautada primero por PNV y después por la CNT, manteniendo en este tramo posiciones faistas y apoliticistas. Además, en 1937, el Sindicato Único de Trabajadores-CNT de Santurce, se llamaba El Crisol. Ver, CRISOL-San Sebastián 21-05-1935.
  • 10Parece ser que tras establecerse en el sudeste residió en Elda, donde colaboraba en Nuevo Rumbo, y hacía frecuentes desplazamientos a Alicante a adquirir papel para Crisol-Monòver. Como Martínez M, también había publicado con carácter previo en Acero, semanario de las JSU de Monóvar, por primera vez el mismo día de la caída de San Sebastián. En Crisol de Monóvar al principio firma con sus iniciales (MM) algunas crónicas sobre la guerra que claman por la unidad proletaria frente a la guerra, con apuntes históricos y referencias explícitas a Euskadi o al frente Norte en un tono editorial que podría denominarse de anarquismo confesional. Como Antonio Martínez publica en Liberación de Alicante, antes de ser movilizado a finales de 1937, e incluso remitió con este nombre a Crisol un último artículo conocido, titulado A la Mujer, y fechado en abril siguiente desde el frente de Teruel; antes de que en los estertores de la guerra, volviera a Monòver, donde fue detenido y fusilado. Ver, CRISOL-Monòver 24-04, 09-05 y 03, 19 y 24-07-1937.
  • 11Francisco y María se mantuvieron activos durante la guerra en la retaguardia aunque resulta complicado fijar ubicaciones. Ver, UGALDE: Mujeres y nacionalismo vasco. Ob. Cit, 1993, p. 531.
  • 12CNT-Norte 02-02-1937. El conflicto entre CNT del Norte y el gobierno vasco provocó que varios batallones anarquistas abandonaran el frente camino de Bilbao para forzar el acuerdo, y que se vivieran momentos de tensión frente a las fuerzas enviadas por el gobierno para frenarlos. Ver, ACERO-Monòver 13-09-1936.
  • 13Constan como colaboradores de Crisol-Monòver conocidos intelectuales extremeños como Juan Guerrero Moruno, veterano anarquista de Azuaga que había sido director y redactor de El Amigo del Pueblo, 1930-1933; y que también publicaría en el diario comunista local Acero desde principios de 1937. Ver, ACERO-Monòver 03-04-1937.

No hay comentarios:

Publicar un comentario