Páginas vistas en total

martes, 28 de febrero de 2012

CUEVA DE CANELOBRE, utilizada como fábrica de aviones y polvorín.

.Las "Cuevas de Canelobre" están situadas en el interior de la Sierra del Cabeço D´Or, a 3 km de la localidad de Busot.


Según las crónicas árabes encontradas en la zona y tras numerosos estudios históricos, se ha llegado a datar con exactitud el momento de su descubrimiento: el año 740 dC. Excavadas a lo largo de 7 millones de años por la acción del agua sobre la roca caliza, la boca original de entrada a la cueva se ubica a 630 metros de altura sobre el nivel del mar.



Sin embargo, durante la Guerra Civil Española, se abrió otra entrada algunos metros más abajo. Ésta es la utilizada en la actualidad por los visitantes para acceder a ella.
Canelobre fue lugar de refugio para las tropas Republicanas de Alicante, y utilizada como fábrica de aviones y polvorín. Allí, el ejército leal al Gobierno construyó tres plataformas metálicas para la construcción de los motores del famoso avión Polikarpov I-16 Tipo 5 y 6, llamado coloquialmente "Mosca".
El túnel de entrada actual a las Cuevas (de 150 metros de longitud) fue construído en esa época, para poder almacenar y reparar el material de dicho avión.
Por desgracia, para llevar a cabo esos trabajos, el ejército republicano dinamitó gran parte de la cueva. Aún hoy se pueden apreciar los desperfectos de los barrenos en su cúpula, con la pérdida de miles de estalactitas y estalagmitas, hoy de gran valor geológico.

En el interior de la cueva construyeron tres plataformas a distintos niveles, lo que da fé de la altura que tiene la cueva. Todavía pueden verse en algunas paredes los agujeros sobre los que se apoyaban las vigas donde reposaban las plataformas. Tras la contienda fueron destruídas hasta que en 1963 se construyeron las actuales y los accesos adecuados para las visitas turísticas.
Sería injusto culpar a la gente de entonces, sumida en una cruenta y desesperada guerra con la nueva mentalidad que nos ofrecen 70 años de avances científicos y geólógicos, pero una buena forma de imaginarnos la magnitud de los daños ocasonados por la dinamita es conociendo el proceso de crecimiento de las estalactitas: 1 centímetro cada 100 años.
La temperatura media de la cueva es de 18º (calor en invierno y fresco en verano) y la humedad del 90%. Toda ella está desarrollada en calizas y calcarenitas de edad jurásica.
Dada la singularidad tectonosísmica de esta zona, la Subdirección de Geofísica del Instituto Geográfico Nacional ha instalado en el interior de la cueva un sensor de la Red Sísmica Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario