Páginas vistas en total

domingo, 23 de marzo de 2014

Alicante, última plaza republicana, descubre nuevos refugios 75 años después.



Alicante, última plaza republicana, descubre nuevos refugios 75 años después.


lainformacion.com
domingo, 23/03/14 - 11:53


Alicante, la última plaza republicana tomada durante la Guerra Civil, ha descubierto en los últimos meses nuevos refugios antiaéreos de la época que la ciudad se propone recuperar justo cuando se cumplen 75 años de la caída de la población y del final del conflicto fratricida.

Alicante, 23 mar.- Alicante, la última plaza republicana tomada durante laGuerra Civil, ha descubierto en los últimos meses nuevos refugios antiaéreos de la época que la ciudad se propone recuperar justo cuando se cumplen 75 años de la caída de la población y del final del conflicto fratricida.

Con motivo de la reciente rehabilitación de dos plazas del centro de la ciudad, la de Séneca y la del Doctor Balmis, han aparecido sendos refugios de los que se tenía más o menos constancia aunque no su ubicación exacta ni las características.

Ambos se hallan en un excelente estado de conservación debido a su estructura de hormigón y actualmente el ayuntamiento los somete a rehabilitación para que en un futuro próximo puedan ser abiertos al público.

El de Séneca es uno de los mayores de la ciudad pese a que no se conservaba plano alguno y se abrirá, previsiblemente, antes que el Balmis, que cuenta con un techo abovedado y está dividido en varias galerías.

El objetivo es acercar a los alicantinos esa parte de la historia poniendo en valor dicho patrimonio histórico y cultural, al igual que en otros países se ha hecho con diversos elementos de la II Guerra Mundial.

Según los datos de que dispone el ayuntamiento, en el subsuelo de la ciudad hay contabilizados oficialmente 96 refugios con una superficie útil conjunta de más de 3.700 metros cuadrados y con una capacidad superior a las 26.000 personas.

Todos ellos se encuentran cerrados a día de hoy, y muchos se hallan en una situación de deterioro, sin reunir las condiciones mínimas de seguridad.

En declaraciones a EFE, el concejal de Imagen Urbana y Estadística, Adrián Santos (PP), cree que puede haber bastantes más desconocidos por el olvido del paso de los años o por su carácter privado.

Como ejemplo, ha relatado que en un reciente paseo por el barrio de San Antón una vecina le explicó que en el patio de su casa había una de estas construcciones subterráneas, la cual no aparecía en el catálogo.

Alicante fue el último núcleo urbano tomado por las tropas sublevadas y desde donde partieron al exilio los últimos republicanos -uno de los episodios más conocidos fue el del carguero inglés "Stanbrook" rumbo aOrán (Argelia) el 28 de marzo de 1939 con 2.638 niños y adultos-.

Aunque el frente permaneció alejado durante gran parte de la contienda, la ciudad fue cruelmente bombardeada en la fase final, sobre todo desde 1938.

Según los datos publicados por la asociación cultural "Alicante Vivo", a lo largo de la Guerra Civil se contabilizaron 481 muertos y 790 heridos en un total de 71 bombardeos.

Los últimos datan de escasos días antes de la capitulación y cuando estaba decidido el desenlace, pero las mayores masacres se produjeron en el año anterior, sobre todo el 25 de mayo cuando murieron 300 niños, mujeres y hombres al caer 90 bombas de la aviación italiana sobre el Mercado Central cuando había gran afluencia por la llegada de una remesa especial de sardinas.

Este trágico episodio empujó a la creación de un gran número de refugios a lo largo de todo el casco urbano.

La mayor parte de ellos se hallan en mal estado de conservación por los años transcurridos, la celeridad de la construcción y la precariedad de los materiales usados, a lo que se une la humedad al ser muchos rellenados posteriormente con los propios escombros originados por las excavaciones.

Es el caso de otro de los refugios encontrados más recientemente, en 2010 con motivo de la apertura de un parque urbano en las laderas del monte Benacantil, junto a la avenida Jaume II, o también el de la céntrica plaza del Carmen.

Los datos municipales reflejan que los que tuvieron mayor capacidad se ubicaban bajo la actual plaza de Quijano, donde podían guarecerse hasta 2.500 personas, seguido por el situado bajo la actual plaza de Montañeta (2.000), las calles Mariana (1.250), San Carlos (1.200), San Blas (1.100) y los pozos de Garrigós, Maestro Bretón, Rodrigo Navarro, Campoamor, Plus Ultra, Barrio Armonía y entre las calles Bailén y Villegas (1.000).

(Agencia EFE)

1 comentario:

  1. yo vivi todas las trajedias de la guerra. Me gustaria saverme explicar, fue tan cruel!! que no tengo palabras.... soy muy mayor pero todavia me siento capacitada para recordar lo que pase, si tengo ocasion,otrodia intentare!!!

    Teresa Terol

    ResponderEliminar