Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2014

REFUGIOS ANTIAÉREOS DE ORIHUELA.

REFUGIOS ANTIAÉREOS:

                     LA DEFENSA PASIVA.  LOS REFUGIOS ANTIAÉREOS

El bombardeo sobre ciudades y sus poblaciones civiles adquirió carta de naturaleza como táctica militar en la Guerra Civil Española. Dada la superioridad aérea del bando nacional, durante la mayor parte de la contienda, la mayoría de estos bombardeos se produjeron sobre zona republicana, Guernica, Bilbao, Barcelona, Valencia, Cartagena, Almería, etc. 
Las autoridades republicanas a fin de proteger a la población crearon la Junta Central de Defensa Pasiva, de la que dependían las Juntas Provinciales y las Juntas Locales, cuya misión principal era proteger a la población de los bombardeos de la aviación franquista. Estas instituciones, junto con los ayuntamientos, se encargaron directamente de la construcción de refugios antiaéreos, editaron además una serie de folletos proporcionando las indicaciones técnicas necesarias para que los vecinos y asociaciones pudieran construir sus propios refugios. 



                  REFUGIOS ANTIAÉREOS EN ORIHUELA

En el caso de Orihuela el Consejo Municipal se encargó directamente de la construcción de los principales refugios, así en las Actas Municipales está atestiguada la construcción o demolición de varios refugios antiaéreos, entre ellos destacan:

El Refugio de la Plaza Ramón Sijé, excavado bajo la plaza y formado por cuatro galerías paralelas. (A.M.O.* B-60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

El Refugio de la Calle Santa Justa, excavado en la roca caliza del Monte de San Miguel. (A.M.O. B-61, Sesión 28-IV-1938 y Sesiones de 23 y 28-II-1939

Refugio Antiaéreo del Túnel de San Francisco, excavado en la roca de Las Espeñetas, de considerables dimensiones, con capacidad para carros. (A.M.O. B- 60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

 Refugio de la Plaza del Carmen. (A.M.O. B- 60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

 Refugio de Jesús María.  (A.M.O. B-62, Sesión de 4-V-1940)

Refugio de San Sebastián. (A.M.O. B-62, Sesión de 4-V-1940)

Varios sótanos acondicionados como refugios. (A.M.O. B-60, Sesión Supletoria 10 de XII-36)




De estos refugios son tres los que se han conservado en relativo buen estado:

                 REFUGIO ANTIAÉREO DE LA PLAZA RAMÓN SIJÉ   
                                         (actual Plaza del Marqués de Rafal) 

Se inicia su construcción en diciembre de 1936, aunque posiblemente no se concluyó hasta junio de 1937. La obra se ciñe a uno de los modelos propuestos por la Junta de Defensa Pasiva, “refugio en galerías a poca profundidad”. Ocupa prácticamente toda la plaza y consta de cuatro galerías paralelas intercomunicadas, con accesos en dos esquinas de la plaza mediante escaleras. El techo no es abovedado sino que está formado por una losa de hormigón y vigas de hierro, tenía además una cubierta de obra que sobresalía más de un metro sobre el nivel de la plaza y que no se ha conservado, pues se retiró en abril de 1940.

                                                      

                           REFUGIO DEL TUNEL DE SAN FRANCISCO

Refugio excavado en la roca caliza del Cabezo de Las Espeñetas, realizado mediante la explosión de barrenos. Su construcción se inició en 1937. Lo conforma un único túnel de sección rectangular con las esquinas redondeadas. Mide unos 26 m de longitud, con una anchura entre 3,35 y 3,68 m y una altura entre 2,69 y 3,60 m.




                              EL REFUGIO DE LA CALLE SANTA JUSTA

DESCRIPCIÓN:

Consiste en un túnel de trazado sinuoso excavado en la roca. Tiene  entre 2 y 2,50 m. de altura y una anchura entre 1,50  y 3,60  m. Iniciaba su recorrido junto a la Calle Santa Justa, en el retén de la Policía Municipal, para después de unos 80 m. salir por la actual C/ Triana.
Toda la obra está excavada en la roca, apreciándose las marcas de los barrenos, solo la entrada y dos cuñas anti-metralla, situadas en sus proximidades, son obra de mampostería y cemento.  Junto a lo que fue antiguo retén, se conserva también una interesante bóveda de ladrillos algo peraltada, típica de este tipo de construcciones defensivas. Las actuales escaleras de acceso son obra moderna.
 Según referencias del antiguo capataz municipal de obras, la puerta original del refugio no sobresalía hacia la calle, como pasa actualmente, estaba situada sobre el muro en que se abre el túnel, por contra eran las escaleras las que invadían la calle. Fue el propio capataz quien dirigió las obras de construcción del tejadillo de la entrada, entrada que se cegó en los años 90 para acondicionar una hornacina alicatada, con una Virgen de Triana  pintada sobre azulejos. 








                ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y ARQUEOLÓGICOS DEL INMUEBLE

El Consejo Municipal de Orihuela se encargó directamente de la construcción de los principales refugios durante la guerra Civil, entre ellos el de la Calle Santa Justa,  (A.M.O. B-61, Sesión 28-IV-1938 y Sesiones de 23 y 28-II-1939).
Fue uno de los últimos refugios en construirse, su obra fue acordada en Sesión del Consejo Municipal de 28 de abril de 1938.
Después de la guerra se usó como almacén municipal. Al construirse los Juzgados en los años 70 se cegó una de sus entradas. Siguió usándose como almacén hasta los años 90 del siglo pasado, fecha en que se clausuró la otra entrada para construir una hornacina que incluía un panel de azulejos con una representación de la “Virgen de la Esperanza de Triana”.
El 12 de enero de 2011 el Excmo. Ayuntamiento procedió a abrir de forma provisional el refugio, que llevaba prácticamente dos décadas cerrado. Se derribó el fondo de la hornacina y se procedió a la eliminación de los escombros y enseres que permanecían en el lugar tras sus años de uso como almacén.
Este mismo año de 2011 se restauró la escalera existente, se instaló iluminación, incluida la de emergencia, así como señalización de evacuación a fin de permitir el acceso al público, mediante visitas concertadas.
En 2013 se rehizo la escalera para facilitar el acceso al público, se cambió la puerta y se eliminaron los azulejos de la entrada, eliminando así todos los restos de la hornacina de los años 90.

VALORES PATRIMONIALES:

Estos  refugios antiaéreos tienen un doble valor patrimonial:

Material, en cuanto testimonio físico de un momento histórico concreto, la Guerra Civil Española.
Y simbólico, como testimonio del sufrimiento de la población civil en las contiendas bélicas y el esfuerzo del gobierno republicano por protegerla.
El Consell Valencià  de cultura y programas europeos como Landacapes of War, abogan por la conservación y puesta en valor de este tipo de patrimonio. El CVC ha propuesto su declaración como BIC (2004) o como BRL (2007 y 2011).

http://patrimoniohistorico.orihuela.es/p/blog-page_16.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario